viernes, 5 de febrero de 2010

Zaragoza en Blanco y Negro

Hace un tiempo, y con lo que me gusta a mi la historia, y más la de mi ciudad, Zaragoza, me pico la curiosidad de un lugar que fue, y que ahora solo conserva el nombre. El Castillo Palomar.

Hoy en día, dicho lugar es un parque, localizado en el barrio de La Bombarda de Zaragoza, muy cerca de la la estación Intermodal. Pues bien, un día le pregunté a mi padre sobre el origen del nombre del parque, si era porque antes había un castillo o qué. A lo que me respondió que a su memoria le llegaba una imagen de un edificio muy grande y abandonado, pero que ya no está.

Pero ahí se quedó la historia. Un tiempo después, como todos los años para las fiestas del Pilar, fui a pagar lo propio para pertenecer a mi peña, la peña Delicias, y en su local se podía contemplar un cuadro de grandes proporciones donde se podía leer: "Recuerdo del Castillo Palomar".

En él aparecía un edificio que me llamó la atención. Era una mezcla entre palacio y un castillo, y fue cuando volvió a despertar en mí la curiosidad de saber su historia de principio a fin.

Como podéis ver no es un edificio que pase muy inadvertido. La verdad que una pena que ya no pueda contemplar más.


Y lo que es información es poca la que pude encontrar, simplemente un pequeño texto sacado del blog de José Cuenca y que dice lo siguiente:

Asentado en una área conocida como La Bombarda la finca o torre de los Palomar tenía en 1889 una extensión de 974 hectáreas, con una casa en su interior, en lo alto de un montículo, que se parecía a un castillo, la cual se conservó hasta los años setenta. Desde el lugar se podía divisar una buena parte de la huerta zaragozana.

Se conservan algunas fotos de este edificio del que se desconoce el año de su instrucción. Con posterioridad al derribo del edificio la finca fue convertida en parque, inaugurado en 1971, y reducida su extensión a 3,5 hectáreas.


Pero ojala fuera este el único caso de destrucción en Zaragoza de un edificio tan bello y desconocido a la vez. Desgraciadamente, hay varias construcciones que fueron derruidas una veces por intereses económicos y otras veces por necesidad. La que más llama la atención fue la destrucción en el siglo XIX de la Torre Nueva de Zaragoza, situada en la plaza San Felipe y que hoy solo queda una espiral que demarca su antiguo emplazamiento y un muchacho de bronce que mira donde un día se encontraba.

Pero esa historia bien merece otra entrada en un futuro.

Y ya para acabar y recordar la Zaragoza antigua os muestro un album con fotos de Zaragoza, como no, en blanco y negro:

Album de Rafael Castillejo

PD: Feliz cumpleaños Ester!!!

1 comentarios:

ester dijo...

Muchas gracias!!

Publicar un comentario